Presentación

Algunos oscenses, convencidos de que el camino que está siguiendo Huesca no es el correcto, reclamamos firmemente el derecho a ser escuchados. No queremos decisiones improvisadas, impuestas, ilógicas o electoralistas. Tampoco pretendemos tener siempre la razón. Queremos diálogo, con la verdad por delante, con el interés general como único objetivo.

Queremos para la ciudad un futuro sostenible, sin comprometer el desarrollo y el empleo, sin poner en peligro su identidad, sin crear desigualdades.
Queremos comenzar una reflexión general que decida qué dirección debemos tomar. Los centros de las grandes ciudades se parecen cada vez más unos a otros, ¿queremos que Huesca también tome esa vía, de estandarización, vertebrada en centros comerciales y de ocio periféricos? ¿o queremos mantener nuestra identidad, enriquecer la ciudad con espacios diferentes, únicos, especiales?.